Hanndoo del Faro

Alejandro J. Estrada - Creative & Design Director @ Del Faro. "Nunca antes existió tanta conectividad, tanta coincidencia, y tanta creatividad".
aestrada@grupodelfaro.com - www.about.me/hanndoo

LA SISTEMATIZACIÓN DEL CAOS.

Conceptualización vs Temática.

La diferencia entre el “concepto” y “tema” de Diseño.

Antes de iniciar, quisiera dejar claro lo siguiente: Es un punto de vista de carácter experiencial, sujeto a las diferentes regulaciones sostenidas a lo largo de varios años recibiendo instrucciones muchas veces, bipolares.

Otro punto importante es el siguiente: NO existe tal cosa como un producto de diseño “sin concepto” o “sin razón de ser”, sin embargo si puede existir un producto de diseño, individual o colectivo, simple o complejo que carezca de un “Tema” específico.

Ahora, dejando claro lo anterior, explico mi punto de vista:

Desde el mismo momento que una idea pasa por el proceso mental de una o varias personas, ya se encuentra bajo un proceso de “conceptualización”, es decir, bajo el proceso de “Forjar conceptos acerca de algo” (rae.es), indistintamente si este proceso es inconsistente, inconsciente o peor aún, ambas cosas, cualquier idea que paso por la mente de alguien YA se encuentra en estado de ebullición y en el mejor de los casos su resultado final es muchas veces un planteamiento material con sus deficiencias y ventajas según la apreciación técnica y valga redundar, conceptual de quién la ha elaborado, en la mayoría de discusiones que habré sostenido a lo largo de 10 años acerca de éste tema se sostienen dos constantes: Se redunda en hablar acerca de “Métodos de diseño” y la segunda menos favorable, no se ha leído lo suficiente acerca de lo anterior.

Por lo tanto muchas veces resulta un tanto incongruente, como poniéndole la cola al burro, solamente que no es un burro sino una vaca, y no es una cola sino una montura para cabalgar, tampoco se lleva una venda puesta en los ojos, por el contrario se cree ver con los oídos, en fin, se “evalúan” los puntos de vista pero con las manos y las experiencias PRACTICAS y no TEORICAS, entonces el problema se vuelve aún más grande, hablando con ejemplos vivenciales de lo que “conceptualizar” HACE y no en lo que CONSISTE.

Confundir el “Tema” de diseño con su proceso de “conceptualización” es confundir el “título” de una producción cinematográfica con el universo total de su proceso de filmación, dirección, guión, post-producción, efectos especiales, fotografía, selección de personajes, selección de tomas, escenarios, etc.

Así de sencillo, muchas veces pensamos que seleccionando un buen “tema” de diseño estamos desarrollando un excelente “concepto” y con esto no quiero decir que toda persona que hace esto no lo alcanza, por el contrario LA MAYORIA DE LAS VECES si lo hacen, pero NO ESTAN CONSCIENTES de todas las variables que su mente ha procesado para conceptualizar tal resultado y alcanzar a sintetizarlo debajo de un tema preciso.

Es como comenzar por el final, seleccionar una palabra y ponerla al frente de cada proceso de diseño es auto-limitarse a escribir el tema del cuento, cuando muchas veces éste se vislumbra muchas horas después en medio de los escenarios cuando ya nos encontramos inmersos en el mismo.

Titulamos antes de escribir la canción, y si bien esto puede sobre llevarse fácilmente en lo fascinante de los procesos individuales, el problema se vuelve mayor cuando el proceso de diseño alcanza lo multidisciplinario, lo colectivo, lo empresarial y debe de sostenerse a través de largos períodos de tiempo, dependiendo de la toma de decisiones de muchas personas, con puntos de vista mercadológicos, financiero, gustos personales de los propietarios, tiempos de producción, rango y alcance del mensaje, público o comunidad objetivo; aquí mismo aclaro que por lo anterior muchas veces no es válida la crítica sin antes saber con exactitud el escenario en el cual el diseñador, el equipo de diseño o la empresa se ha desenvuelto.

El tema no solamente NO ES suficiente, sino también, NO ES necesario, es preferible un proceso de diseño sumamente “conceptual” y sin tema, que un excelente tema con un proceso conceptual mínimo, inconsistente o confuso.

Conceptualizar es en definitiva lo primero y lo básico, pensar creativamente, sistemáticamente, técnica y estratégicamente, conlleva la evaluación de variables, la identificación de la información valiosa, la selección de herramientas y recursos, el proceso de transformación de ideas, agregar valores como lo sería ingredientes y sabores a la sopa, algo tan simple como lo que hacemos día con día al PROYECTAR resultados, CREEMOS que FUNCIONARA, por una, varias o infinitas razones.

Las razones y los valores, son los pilares sobre los cuales un proceso conceptual se sostiene y alcanza consistencia, sin razonamiento profundo, el proceso conceptual se queda en la superficie y pretende tal vez un buen resultado más nunca se sabrá cuanto mejor pudo haber sido, a su vez, un proceso de diseño que no haya sucedido con la instrucción de agregar valor, podrá resultar en un excelente cambio inclusive funcional y estético, sin embargo no reduciría costos de producción, facilitación de su transporte, reducción de materiales, cortes, tintas, tiempos de exposición, entre muchas infinitas variables que se toman en cuenta en cada disciplina de diseño y cada diseñador sabrá en qué puntos sus productos poseen nuevos valores, de identidad, hacia nuevas aplicaciones.

Cada diseñador es responsable de su proceso conceptual, y debe de ser RESPETUOSO con el mismo, de nada sirve poseer un esquema mental de “cómo funciona mi mente” si día con día no se respetan y multiplican esos procesos para volverse sobre todas las cosas, EFICIENTES COMO DISEÑADORES.

Es algo así como SISTEMATIZARSE, y con esto no me refiero a “comercializarse”, eso depende mucho de otras variables de carácter mas profesional, variables tan sencillas como las oportunidades y proyectos que vayan llegando a nuestras manos, visión de vida y proyección de crecimiento como diseñador; con lo anterior me refiero más al proceso de ENTENDERSE a sí mismo, comprender como y cuando nuestra mente produce mejores ideas, y multiplicar en alguna medida esta HABILIDAD, ya sea en “orden” o detrás del exquisito “caos”, que son otros puntos muy diferentes, de hecho estoy convencido que se puede, determinantemente:

SISTEMATIZAR EL CAOS.

Conceptualizar significa pensar detenidamente en el por qué de las soluciones sobre la mesa, en la evaluación y el análisis de los recursos, la proyección de resultados de comportamiento, las razones e instrucciones de diseño, las muchas variables que consideramos para alcanzar la propuesta, dentro de todo, lo explico sencillamente como el proceso durante el cual alcanzamos a decir “Esto es lo que debemos de hacer” de acuerdo a: “Nos dijeron que pensáramos en lo siguiente”.

Lo que sucede cuando elegimos el tema en las etapas prematuras del proceso de conceptualización, es como lo mencione, limitar antes de tiempo los posibles nuevos resultados que se encuentran en etapas más avanzadas, se confunde el tema con el núcleo del diseño, éste último debe definitivamente estar compuesto de OBJETIVOS DE DISEÑO y no tanto así de títulos o palabras que pretenden un anclaje creativo.

No se debe de pensar “fuera de la caja” sin saber de qué tamaño es, ni como se abre, se piensa fuera de la caja, solamente cuando se conoce como desarmarla y cuando se está consciente que nosotros mismos somos la caja, y que lo más probable es que ésta no tiene forma de cubo, sino la de una esfera.

(Source: about.me)

Author: hanndoodelfaro | 19.4.2011 | Permalink

Tags: DISEÑO CONCEPTO CONCEPTUALIZACION TEMA TEMÁTICA PUNTOS DE VISTA SISTEMA PENSAMIENTO SISTEMÁTICO MULTIDISCIPLINARIO PROCESO MENTAL PROPUESTA ALCANCES Y LIMITANTES IDEAS RAZONAMIENTO RAZÓN VALORES AGREGADOS ESFERA SWITCH 

5 notes

Loading...